miércoles, 30 de abril de 2008

DESDE LA HABITACIÓN

Con la aquiescencia de unos versos
Leídos a contraluz,
En tu cuarto oscuro,
Casi negro,
La vida llena de pasajes
Donde siempre rojos labios
Consiguen calmar mis ansias.

Botellas vacías después
Del sudor de aquella noche.
En nuestro cuarto tendidos
Oyendo de fondo los acordes,
Nuestros corazones vuelven
A embriagarse con sus latidos.
--- --- --- --- --- --- ---

lunes, 28 de abril de 2008

ME ABANDONAS

En los fondeados barcos,
Derrelictos, sin ojos de buey
Desvencijados,
En los puertos Dublineses,
Allí están solos.

Recuperamos los pecios,
Épica guerra, encallados;
Reclama mi mano tu mano
Y cual pirata me robas
Los anillos y las ágatas.

Desde la quilla se asoma
Y por la boca se lanza
La punta de mi fiel,
Donde me equilibro
Cuando me muevo en alta mar
Ante las olas de tus palabras.

Calma, calima de San Telmo,
Fuego soñado, abrasador,
Igual que tu desprecio despierto
Ante mis ojos en tu almohada.
Allí, sólo estoy solo,
Y me abandonas;
La leyenda se cumple
Y los chirridos estridentes,
Camino del Sur,
Te llevan hacia tu destino.

Allí, me dejas solo,
Cesarán tus caricias;
Sólo fue aquella noche
Sobre la proa,
Solo, solo,
Tus labios me dejan,
Solo te rocé
Sólo una vez.
Sólo solo me dejas.
--- --- --- --- --- --- ---

viernes, 25 de abril de 2008

AHORA YO

Cuidado con las imágenes
Que mi pluma vierte,
Son peligrosas sus aristas
Y al centro apuntan.

Después de mi no hay nadie,
Ahora yo soy quien lo domina,
Nunca me lo arrebates;
Dómina, ama, en el ensayo
Se cuajó una escena de alquimia
Cómo Felipe II, tercer cuarto de San Lorenzo.

Al menguante volvió la luz,
Paradoja, contradicción
Humana, Unamuno juvenil.
Acéptome como soy, ahora yo,
Leo y escribo sin pausa
Y devoro su imagen de día
Para que no llegue a despertar.
Ahora sólo pienso en mi.
--- --- --- --- --- --- ---

martes, 22 de abril de 2008

ETÉREOS SOMOS, AMOR DISIPADO

Las sombras tras el domingo,
Tu largo suspiro entre los tenues
Y fluorescentes del viernes,
Suena Coltrane, y la improvisación
Me descubre cómo se evaporan
Los recuerdos desde lo más profundo
De los sonidos de aquella noche.

Con todo tu aroma te llevo enroscado,
Perfume andrógeno que me recuerda
A la esencia del nardo sobre el ojal
De aquella blazer que te arreglé
Cuando la rasgamos con el filo de la puerta.

Tus labios dejaron su huella
Como el sol marcó mis pechos
Durante nuestro primer verano,
Y llevo toda la mañana mirándome.

Cuando llegas a comer
No permito dudas a mi corazón:
Te beso
Y no empezamos el segundo.
--- --- --- --- --- --- ---

sábado, 19 de abril de 2008

A VECES PASA

Cuando raspas los radiadores
De ese acero ya antiguo,
Bastante gastado,
Con el anaranjado óxido,
Sucede que descubres el gris.

A veces el problema no es ver
Dónde o cómo o qué
Solucionamos.
El problema es vernos desde fuera,
E intentando mirar a través del espejo
Reconocernos.

A veces pasa que ni siquiera
El naranja tiene plateado debajo
Y sin brillo, mate, calla y nos mata.

A veces pasa: el rubor de una palabra
Dicha al oído puede incomodar;
A veces, sólo a veces
Ni siquiera me atrevo a decirlo.
--- --- --- --- --- --- ---

jueves, 17 de abril de 2008

RELOJES

Son las cuatro, las seis,
Y sin minutos, las agujas
Se han quedado huérfanas.

Sólo se mueven dos,
La tercera
Se ha ausentado,
Ya sólo me da las horas.

Ni el de cuco
En la muñeca,
Menudo trabajo hicieron,
Da las horas correctas.

Así que sin minutos
Y con desfase horario,
Como el bisiesto que toca,
Ni llego a tiempo
Ni puedo tocar tu boca.


Son los malditos relojes;
Ni cuerda, ni rosca, ni corona,
Nada sirve para llegar
Esta noche otra vez
A tu puerta.
--- --- --- --- --- --- ---

martes, 15 de abril de 2008

RELOJES II

Tiempo, tu tiempo, mi tiempo
Pasa y el horrible segundero
Me destroza los abrazos que diste.


Maldito tiempo, Cronos debe morir
En los brazos laberínticos de luna negra
Entre la prisión y el reflejo de tu mirada.


Date, dame, fusta para el minutero,
Corre y transcurre el maldito tiempo.
Ella se fue, volví en nubes azules
En el desierto.
Dame tiempo.
--- --- --- --- --- --- ---

viernes, 11 de abril de 2008

JUEGOS IRRACIONALES EN UNA GRAN CIUDAD

Si llamas, luz que arde,
Te abro las puertas
Para que calientes los corazones
Y me queme con tus labios.

Si vienes, camino buscándome,
Te acojo en la casa azul
Para que cocines mis horas
Y siga recto mi destino.

(Con fuerza irreal,
Concatenados,
Versos libres regalados,
Palabras por palabras...)

Si andas detrás de la puerta
Y llamas, ardiendo tus manos
Y contesto que hoy no puedo;
Si me escuchas decírtelo
No puedes cambiarlo
Neutro artículo vendido
En horario oficinal
Para recetas personales
De morfina natural.

Nunca estructurada
La frase del comienzo
Pides agujas,
Débil las formas y andamios
Con alarmas controlados
Y sin rima cortándose
Las venas los yonquis...
Todo concatenado.
--- --- --- --- --- --- ---

miércoles, 9 de abril de 2008

REALES

Mi piel se enrojece
Ante los rayos del Sol
Que, largos y perpendiculares,
Caen y bañan al niño
Que llora si tiene hambre
O le sale un diente.

Mis manos se agrietan
Cuando deben raspar
Los radiadores grises
Del cuarto de estar,
Y no estás para hidratarme.

Mi pelo se vuelve lacio
Y mis palabras toscas
Y soeces, mis gestos
Vulgares.
Como el ignoto
Tesoro ocre en tu noche
No encuentro salidas
Ni te hallo allí.

Me pregunto si eres sólo
Percepciones de mi lóbulo cerebral.
--- --- --- --- --- --- ---

lunes, 7 de abril de 2008

DESEOS

Tu cara, tus ojos,
Pestañas enrimeladas
De negro extra largo,
Pintura de caza,
Camuflaje nocturno,
Base en los pómulos,
Rojas las mejillas,
Cuello terso, limpio olor,
Pelo suelto, negro brillante,
Teñido la otra tarde de rojo,
Color violín nuevo ocho,
Boca perfilada,
Fino pincel, con tus manos
El pelo despeinado
Coquetamente,
Tus hombros rectos
Aguantan mis manos,
Luego su peso,
Pecho firme, eres joven,
Cintura enroscándose
En cintas de cuero
Con hebilla serigrafíada
Sobrando agujeros,
Pantalones rectos,
Azul vaquero gastado,
Piedra rozada en el tambor,
Zapatos con tacón,
Jimmy Choo de nueve centímetros,
Luego, despierto y te dibujo,
Solo es eso,
Un deseo formulado en sueños.
--- --- --- --- --- --- ---

sábado, 5 de abril de 2008

LUCES NOCTURNAS, CANCIÓN DEL SOL

Camino de las estrellas,
Lagos brillaban en el valle,
Lobos aullando en tu tierra,
Perros amando el aire.

Cima, acuchillada
Rodando por la vereda;
Solas, las rocas van en la rueda.

Camino de las estrellas
Y lagos en el valle,
Tu tierra.

Ojos, mirando la noche,
Ramas, crujiendo en tu lecho,
Pétalos, volviendo del norte,
Hojas revueltas de chopos.

Esquilando y con los hilos
Lana acostada en la puerta,
Bufanda de lana churra,
Jersey de la abuela.
Camino de las estrellas.

Lobos amando el aire,
Agua de luna seca,
Rocío tardío por el arrabal;
La orilla moja tus pies
Y tus manos y tu sien.

Loca la abeja hacia el panal,
Frondoso camino, espinos
Y arancel.
Raudo las manos y el cincel.

La piedra rodada,
En círculos saltando
Cogiendo su pellín.

Camino de las estrellas,
Perros siguiéndote.

Allí, la noche cayó al bies
De tus labios mojados;
El día amaneció con sudores
Del álamo, cayendo sus hojas.

Las estrellas brotaban de día,
Llegaban a verse de noche,
Andabas metida en el carro,
Dentro, sin luz, de noche.
La flor renacida desde las manos
Plantada junto a su semilla;
La palma, el pino, el alcornoque,
La salvia, romero, eneldo,
Recoges los tallos y moldes.

Suave es la noche,
Camino de las estrellas,
Los lobos aúllan
Su miedo entre alimoches.

Camino de las estrellas
La madre grita ¡piedad, no me cortes¡.

Camino de las estrellas,
Camino de las estrellas.
--- --- --- --- --- --- ---

miércoles, 2 de abril de 2008

CIUDAD MORTUORIO

Lloro encima del papel blanco
Cuadrícula rectilínea olvidada
A la que vuelvo con ansias,
Con retazos, jirones de barro.
(Puede que piense y vea
Sueños en mis letras).
Así lo construimos, adobe blando.
En esta sociedad abrumadora
No da señales ni el ángel caído,
Ni siquiera puede levantarse desde su pedestal.
Así estoy,
Hoy lloro encima del papel blanco.
--- --- --- --- --- --- ---

Echo de menos algunos gestos. Esta sociedad a veces nos devuelve unas hostias muy grandes. Abarcan casi toda la calle. Los dos carriles. Los bulevares. Rodaduras de coches en los bordes golpeados. Cuando veo ciertas cosas que suceden me entristezco. Lloro.

Algunos bostezan y se les ve hasta los puentes metálicos de los molares. Algunos no dan abrazos y se miran el ónfalo. Ni siquiera los que por la Calle Preciados llegando a Sol regalan abrazos me consuelan. Son los menos. Son insuficientes. De verdad, pienso que ni el ángel caído ha vencido ni el salvador nos encontró hace ya unos dos mil siete años. No hay quien entienda lo que sucede. Ni auxilio tenemos. Y fallé algunas veces también. Por eso me humillo y penitencia pago y cumplo como cualquiera.

Otras veces pasa que nos liamos con un sacapuntas y luego resolvemos teorías de fisión nuclear en un crucigrama. Pero no somos capaces de levantar a un caído en la calle, ni ceder asientos, ni decir gracias, ni buenos días. ¿Por qué no nos atrevemos a saludar a nuestros vecinos?.

Otro día sigo preguntándome estas cosas tan necesarias.

Cuaderno de escritura, vida y otras cuestiones.